Lifting Facial

El lifting facial es una de las intervenciones que la cirugía estética tiene para ofrecer a la hora de pensar en soluciones frente a un aspecto envejecido de la cara y el cuello, zona que con el transcurrir de los años evidencia una notable pérdida de tono en los músculos y arrugas en la piel.

También conocido como estiramiento facial, y gracias a los asombrosos resultados que arroja, se trata de un procedimiento sumamente requerido por parte del público compuesto por personas mayores de cuarenta años disconformes con la huella que el paso del tiempo ha dejado en sus rostros.

Lejos nos encontramos hoy de aquel momento en que la técnica que se empleaba en el lifting facial consistía en un mero estiramiento. En la actualidad, mediante pequeñas incisiones que no dejan marcas, se centra mucha atención en la restauración de las estructuras internas que manifiestan flacidez o decaimiento. Así, se logra un óptimo efecto en lo que respecta a la naturalidad y la armonía del nuevo aspecto.

Es común que en determinadas ocasiones se aproveche el acceso a un estiramiento facial para llevar adelante, en conjunto, una blefaroplastia o cirugía de párpados, en incluso una liposucción de papada. Con ello se busca una completa e integral renovación de la imagen que proyecta el semblante.

Intervenciones de este tipo se realizan habitualmente bajo régimen ambulatorio, es decir que no implican hospitalización. En la mayor parte de los casos la anestesia suele ser local, siempre preferible por su bajo grado de lesividad en comparación con la general. La operación demanda entre dos y tres horas, dependiendo en buena medida de la complejidad que presente cada paciente y del tipo de corrección que se debe aplicar. Por su lado, el proceso de recuperación es sencillo y se tolera sin dificultades. Los únicos recaudos a tener en cuenta son los de evitar tanto esfuerzos físicos como la exposición al sol durante los primeros días posteriores a la operación. De no mediar inconvenientes, el paciente retoma su actividad diaria normal al cabo de una semana.

En caso que usted desee renovar el aspecto de su rostro accediendo a un lifting facial en Rosario, no deje de visitar nuestros consultorios, donde lo esperamos con nuestro equipo de cirujanos y especialistas para brindar acompañamiento y proponer soluciones. El lifting facial es una de las intervenciones que la cirugía estética tiene para ofrecer a la hora de pensar en soluciones frente a un aspecto envejecido de la cara y el cuello, zona que con el transcurrir de los años evidencia una notable pérdida de tono en los músculos y arrugas en la piel.

También conocido como estiramiento facial, y gracias a los asombrosos resultados que arroja, se trata de un procedimiento sumamente requerido por parte del público compuesto por personas mayores de cuarenta años disconformes con la huella que el paso del tiempo ha dejado en sus rostros.

Lejos nos encontramos hoy de aquel momento en que la técnica que se empleaba en el lifting facial consistía en un mero estiramiento. En la actualidad, mediante pequeñas incisiones que no dejan marcas, se centra mucha atención en la restauración de las estructuras internas que manifiestan flacidez o decaimiento. Así, se logra un óptimo efecto en lo que respecta a la naturalidad y la armonía del nuevo aspecto.

Es común que en determinadas ocasiones se aproveche el acceso a un estiramiento facial para llevar adelante, en conjunto, una blefaroplastia o cirugía de párpados, en incluso una liposucción de papada. Con ello se busca una completa e integral renovación de la imagen que proyecta el semblante.

Intervenciones de este tipo se realizan habitualmente bajo régimen ambulatorio, es decir que no implican hospitalización. En la mayor parte de los casos la anestesia suele ser local, siempre preferible por su bajo grado de lesividad en comparación con la general. La operación demanda entre dos y tres horas, dependiendo en buena medida de la complejidad que presente cada paciente y del tipo de corrección que se debe aplicar. Por su lado, el proceso de recuperación es sencillo y se tolera sin dificultades. Los únicos recaudos a tener en cuenta son los de evitar tanto esfuerzos físicos como la exposición al sol durante los primeros días posteriores a la operación. De no mediar inconvenientes, el paciente retoma su actividad diaria normal al cabo de una semana.

En caso que usted desee renovar el aspecto de su rostro accediendo a un lifting facial en Rosario, no deje de visitar nuestros consultorios, donde lo esperamos con nuestro equipo de cirujanos y especialistas para brindar acompañamiento y proponer soluciones.

¿Nos ponemos en contacto?