Liposucción Láser

Liposucción Láser Rosario

La lipoaspiración o liposucción es un procedimiento quirúrgico que se lleva adelante con el propósito de eliminar cúmulos de grasa que, formados por razones genéticas, sedentarismo o mala alimentación, se pueden encontrar en diversas zonas del cuerpo. Cabe señalar que no se trata de un tratamiento que pueda asomar como solución en casos de obesidad general, sino más bien se está ante una herramienta válida para intervenir en un determinado sector, por lo general el abdomen, los muslos o la parte inferior de los glúteos.

La liposucción suele hacerse bajo modalidad ambulatoria, es decir que no es necesario que se indique hospitalización previa o posterior a la operación, la cual suele durar entre una y dos horas dependiendo en buena medida de la zona del cuerpo a tratar y de la cantidad de grasa a extraer. En lo que respecta a la anestesia, lo común es que se apele a una sedación; sólo en determinadas ocasiones puede hacer falta anestesia epidural.

Después de un procedimiento quirúrgico de esta naturaleza, la recuperación es por lo general rápida y no significa demasiadas molestias. La mayor parte de los pacientes pueden retomar su actividad normal tras dos o tres días. De todos modos, el profesional actuante recomendará que se eviten esfuerzos físicos importantes por algún tiempo; además prescribirá el uso de una venda protectora y la aplicación de masajes específicos.

En las semanas posteriores a la intervención es normal que la zona tratada se vea inflamada, pero dicho efecto no tarda en comenzar con un paulatino retroceso, para quedar por completo en el olvido tras un período que ronda los tres meses.

¿Nos ponemos en contacto?