Mastoplastia

También llamada mastoplastia o mamoplastia de reducción, la cirugía de reducción de mamas es un procedimiento que consiste en una intervención sobre pechos que resultan excesivamente grandes, con el objetivo de disminuir tanto su tamaño como su peso y con ello aliviar la carga que el busto significa para los hombros y la columna vertebral de la paciente. A la vez, se obtienen resultados estéticos en lo que respecta a la forma y la armonía con el resto del cuerpo. Como se observa, se trata de una operación que apunta a satisfacer al mismo tiempo necesidades de salud y de apariencia.

La técnica elegida por el profesional actuante dependerá de las características particulares de cada caso. El volumen a reducir y la ubicación de los pezones, así como la textura y grado de rigidez de la piel, son variables que se tienen en cuenta a la hora de pensar el mejor abordaje. Por lo general y siempre que sea posible, las incisiones son tan pequeñas que las cicatrices, bien disimuladas siguiendo el contorno de la aureola, son por completo imperceptibles.

Dado que se trata de una intervención con múltiples propósitos y por lo tanto también instancias en quirófano, suele llevar más tiempo que el promedio de las cirugías estéticas, en ocasiones llegando a demandar hasta tres horas, siempre con anestesia general. Si bien no es común que se indique hospitalización previa, sí es sugerido que la paciente permanezca internada 24 horas después del procedimiento.

El período de recuperación postoperatorio tras una reducción de mamas no es extenso y se tolera sin mayores molestias. De no surgir contratiempos extraordinarios, el retorno a la rutina diaria se concreta en una semana. A modo de precaución se recomendará evitar exigencias físicas, tales como la práctica deportiva, hasta por un mes. La sensibilidad de la piel se ve afectada en un principio, pero a lo sumo en un semestre retorna a la normalidad.

Uno de los principales temores que surgen a la hora de analizar la viabilidad de una mamoplastia de reducción, especialmente en lo que refiere a pacientes jóvenes, tiene que ver con la posibilidad de afectar la lactancia. Por supuesto que tan importante asunto ha sido y es tenido en cuenta por la ciencia médica, con lo que han resultado privilegiadas las investigaciones y técnicas tendientes a minimizar impactos en ese sentido. Una cuestión clave es que la intervención no implique una separación completa del pezón y la aureola con respecto al seno, con el fin de evitar el corte total de conductos y nervios.

En caso que usted se encuentre estudiando la alternativa de acceder a una reducción de mamas en Rosario y necesita incorporar la mayor cantidad posible de información al respecto, no deje de visitarnos en nuestros consultorios. Nuestro equipo de profesionales, de vasta experiencia y recorrido académico, está a su disposición para disipar dudas y aportar soluciones.

¿Nos ponemos en contacto?

¿Nos ponemos en contacto?